Partido Bandera Roja

Saludos bienvenidos tod@s al blog del Regional Lara Argimiro Gabaldón del Partid Bander Roj (BR) que lucha y trabaja por la Unidad el Progreso y la Soberanía en Venezuela

jueves, 19 de abril de 2018

Congreso Nacional de Juventudes


#LaJuventudVaPorVenezuela Este #19Abr en el Congreso Nacional de Juventudes @CNJuventudVzla   Te esperamos.



Congreso Nacional de Juventudes 


























Les presentamos un video de convocatoria que realizamos para e #CongresoNacionalDeJuventudeS  Este #19Abr nos vemos a las 8am en La Cachucha #LaJuventudVaPorVenezuela   #AbajoLaDictadura






lunes, 26 de febrero de 2018

jueves, 22 de febrero de 2018

votar ni participar en el simulacro electoral

del 22 de abril


votar ni participar en el simulacro electoral del 22 de abril

El régimen dictatorial de Nicolás Maduro pretende mantenerse en el poder a fuerza de engaño, represión y tramposería. No se conforma con haber llevado la ruina, la pobreza, la hambruna y el caos a nuestro país, sino que ahora pretende alargar seis años más esta agonía. Amparándose en la espuria asamblea constituyente, el cne, el tsj y el alto mando militar, viola las normas constitucionales y legales y convoca una FARSA reeleccionista para el 22 de abril de este año, evento que no llega ni a simulacro de democracia y mucho menos a ser espacio para escogencia libre y transparente que exprese la voluntad de los electores.


Nuestro llamado es a que la propia gente, en una postura de desobediencia y de protesta, desconozca esta irregular e írrita seudoelección, tanto negándose a ir a votar como pronunciándose abiertamente contra esta nueva agresión al poder soberano del pueblo. Desde ya debemos promover y organizar espacios para el debate y para la coordinación de acciones, en un vasto despliegue de asambleas de ciudadanos y amparados en los artículos 333 y 350 de la Constitución, los cuales nos facultan para actuar ante la continuada y persistente violación de nuestra Carta Magna. Dichas asambleas deben extenderse en todos los lugares de estudio, de trabajo y de residencia y nombrar equipos de dirección autónoma que le den continuidad a las acciones hasta derrotar a la dictadura. Solo un poder de base de la sociedad puede dar continuidad y sostenibilidad a la lucha por el cambio político y por la reconstrucción de nuestra patria.

Desde hace más de un año, Bandera Roja ha venido proponiendo la construcción de una UNIDAD NACIONAL que atienda —con aliento histórico, amplitud, sindéresis y eficacia— la búsqueda del cambio y que pueda integrar las distintas formas de lucha y las distintas líneas de acción en un solo torrente suficiente para salir de esta pesadilla, lo cual necesariamente pasa por salir de Maduro y su camarilla de mafiosos. Esa unidad no debe quedarse en el logro de este solo objetivo, sino que deberá apuntar a la reconstrucción del país con un sentido de progreso, desarrollo y justicia social, y en el marco de la defensa de la democracia, la soberanía y la independencia.

Es tiempo de que los venezolanos volvamos a levantarnos en masa contra estas tropelías y esta ignominia. Si el clamor y la protesta de las mayorías nacionales caen en oídos sordos, entonces hagamos entender a las mafias gubernamentales que aquí hay un pueblo que se respeta, un pueblo con dignidad y con suficiente valentía para no ceder ante amenazas y chantajes. Es hora de desplegar una nueva Rebelión Democrática, con mejores articulaciones, con mayor amplitud y con una sabía dirección que sepa conjugar las luchas a diversos niveles y en diferentes escenarios, para que todas confluyan en el desplazamiento de la dictadura.

¡Rebélate o te matarán de hambre!
¡Desechar las ilusiones, prepararse para la lucha!

BANDERA ROJA (resistencia)

Dirección Nacional / Caracas, 20 de febrero de 2018

martes, 6 de febrero de 2018

Votar o no votar, un falso dilema


Votar o no votar, un falso dilema

Nuevamente el régimen nos pone a los opositores a la defensiva luego del llamado a elecciones presidenciales, lo cual  nos ha llevado a discutir si participamos o nos abstenemos. En honor a la verdad, desde que el chavismo tomó el poder, cada cierto tiempo saca una medida populista, inmediatista o electoral para poner a la oposición en un dilema casi que existencial.

¿Cómo enfrentamos a la dictadura?, es la pregunta que muchos se hacen. ¿Ignorándola, participando, absteniéndononos, en la calle, denunciándola? Pues en esas discusiones se nos ha ido una parte importante de estos casi 19 años del régimen chavista. No niego la necesaria y oportuna discusión o debate sobre el punto de ir o no ir, participar o no participar en el proceso electoral convocado. Pero sin antes definir el con quién, para qué y cómo, dentro de una estrategia y táctica adecuada, no tiene fuerza y credibilidad ni sentido convocar a la participación del pueblo en esa jugada.

El con quién, para qué y cómo, es lo que le dará la fuerza y el empuje a la decisión final de ir o no ir a los centros electorales a ejercer el derecho a votar. Desgastarse en discusiones estériles y burocráticas en nada sirve para lograr la salida del régimen. Por eso es importante que el ciudadano de a pie, el pueblo llano, se organice para así tener la fuerza suficiente para llevar a cabo una política que represente y defienda sus intereses, sea ésta votando, rebelándose o la combinando distintas formas de lucha, como lo hizo durante varios meses del 2017, cuando se puso contra las cuerdas a la dictadura con la segunda rebelión democrática del siglo XXI. Esto último se ha reiterado y señalado muchas veces y lo seguiremos haciendo hasta el cansancio, ya que es la forma más auténtica, poderosa y democrática de lograr el cambio político que necesita Venezuela.

Delegar la dirección política y económica solo a tecnócratas, burócratas o a supuestos líderes que por una cuestión meramente coyuntura se convierten en representantes del pueblo, es un error que el pueblo no debe seguir cometiendo, ya que el pueblo es quien más padece y conoce su realidad, además de que tiene la capacidad y madurez para dirigir su propia acción política. ¿Qué ha pasado en estos años? que el pueblo, al no estar organizado, es fácil de manipular o engañar por supuestos líderes o representantes, cuando en realidad solo  buscan al pueblo cuando lo necesitan para sus intereses grupales e individuales. Esas posiciones han impedido y obstaculizado el verdadero avance de una organización popular y democrática en la ciudadanía. Esas actitudes de sectarismo y prepotencia lamentablemente se ven  en el quehacer de la oposición en Venezuela, y creen que porque hoy tienen votos, diputados y alcaldes o tienen los recursos económicos para proyectarse, los convierte en los máximos representantes de la oposición y del pueblo. Eso, por lo mínimo, es un acto de soberbia y prepotencia que solo los va convirtiendo en meros charleros de la política venezolana.

Ese es el gran obstáculo que debe sortear el pueblo para poder dar la discusión y el debate necesario. Asimismo, se debe atender la organización de base que se necesita para poder salir de manera urgente de este régimen que nos está matando de hambre. Definir el con quién, el para qué y el cómo, desde una visión del pueblo es lo más sensato. Pero para las elites no, porque implicaría desprenderse de algunas cuotas de poder que no están dispuestas a ceder.

El definir una línea estratégica y táctica como pueblo organizado para unificar y accionar, dejaría en segundo plano la discusión sobre el punto de participar o no participar en el proceso electoral. Lo fundamental, lo principal y urgente es discutir cuál es la estrategia y la táctica para enfrentar victoriosamente a la dictadura madurista. Tener esto claro dinamizará el accionar opositor y del pueblo en general, y se podrá definir si participar en las elecciones convocadas por la dictadura, que es solo un episodio y una forma de lucha, más no la única.

Dictar una línea política desde las alturas de un cargo político o burocrático, sin palpar el sentimiento y opinión de la gente, no es más que el reflejo del distanciamiento entre quienes se creen los representantes del pueblo y los verdaderos intereses de éste. Es como aquel, que se queja de las colas o de la falta de alimentos, pero nunca ha hecho una cola ni ha pasado hambre. Esos que ven la realidad pero no la sufren, son, entre otros, los que limitan y obstaculizan la organización del pueblo.

Por eso el dilema es cómo nos organizamos para dar la lucha en todos los escenarios que la realidad nos presente. El dilema es la definición de una estrategia unitaria que combine distintas y disímiles formas de lucha para enfrentar a esta dictadura. Ese es el dilema y al cual que hay que darle salida con urgencia y rapidez, sin sectarismos exclusiones, grupalismo o intereses personales. Este debate pasa por acordar una propuesta programática de cara al pueblo y confiando en que en sus manos está la reconstrucción nacional. Con su aporte no solo en la salida del régimen, sino también con su participación real en la nueva política de la recuperación económica, política y social del país; que el pueblo se convierta, a través de las asambleas ciudadanas y/o populares, en agente del cambio democrático y popular. Solo así se podrá dar al traste con este régimen oprobioso delincuencial y militarista ,y enrumbar a Venezuela por la senda de la democracia, el progreso y el bienestar.

Es urgente una  vanguardia, una dirección política que oriente el movimiento espontáneo del pueblo, que ha demostrado hasta la saciedad disposición a luchar. Necesitamos un vanguardia con inteligencia, con cultura, con sentido de patria, sentido del cambio, con compromiso unitario, que responda a los intereses de las mayorías. Esos elementos son parte fundamental de esa dirección política que el pueblo anhela y exige. Que permita dar golpes certeros y puntuales al régimen como respuesta a cualquier acción dictatorial que busque distraer, confundir o maniobrar para que las mafias permanezcan en el gobierno. Nuestra fortaleza radica en el accionar en conjunto, en unidad, con una solo línea de acción y una solo voz de mando, luchando por los mismos objetivos e intereses. Cuando esto último esté claro, el pueblo, debidamente organizado, se sumará entusiastamente a luchar, a movilizarse y la discusión de votar o no votar, que en este momento es lo inmediato, será secundario, ya que con un pueblo organizado puedes presionar y arrinconar al régimen con el propósito de que sean sus intereses y los de Venezuela los que prevalezcan.

Por: José Miguel Romero

Secretario General Bandera Roja Lara | Obrero/Trabajador | Dirigente político del estado Lara | Comité Central de Bandera Roja

domingo, 21 de enero de 2018

Bandera Roja en su 48 aniversario

 Es hora de rebelarnos contra esta sanguinaria dictadura de hambre


Bandera Roja en su 48 aniversario

Bandera Roja nació con el firme propósito de abrir los caminos a la liberación nacional y social, a una democracia más avanzada que denominamos Democracia Popular, y para sentar las bases del  verdadero socialismo en nuestro país. 48 años de duras luchas en muchísimos espacios demuestran nuestra constancia y perseverancia para que Venezuela sea próspera, libre, independiente y soberana.

Hoy enfrentamos la mayor estafa de la era contemporánea contra el pueblo: un régimen disfrazado de socialista y cometiendo los peores crímenes contra toda la población, especialmente contra los trabajadores. Responsable de la hambruna que azota a la mayoría nacional, de la diáspora de nuestros jóvenes, de la destrucción acelerada de nuestra economía, de la entrega de nuestras riquezas al imperialismo, especialmente a China y Rusia, y del cuadro de penurias y de empobrecimiento general que padece nuestra gente.

La lucha que por la transformación de Venezuela hemos librado en casi cinco décadas nos encuentra con este desastre, con esta penosa y dramática situación, con esta crisis general que no será superada mientras el país siga gobernado por este liderazgo mafioso, corrupto, indolente, mentiroso y sanguinario. No hay justificación valedera por el daño causado y de ello deberán rendir cuentas muy pronto sus principales capitostes. Tampoco podrán evadirse de la responsabilidad por impedir las salidas pacíficas, constitucionales, electorales y democráticas.

Como uno de los actos de mayor violencia contra la nación, han impuesto una asamblea constituyente aplastando la Constitución y despojando al pueblo de su soberanía. Utilizan el diálogo como una táctica engañosa para ganar tiempo y retocar con barniz su dictadura. Sin embargo, ante el mundo y ante nuestro pueblo se ha desnudado su verdadero carácter antidemocrático y asesino. Por ello la solidaridad y el apoyo de los pueblos y naciones del mundo siempre serán bienvenidos, aunque sabemos que lo principal es confiar en las propias fuerzas del pueblo, en una política que conjugue diferentes líneas de acción que confluyan todas en la búsqueda del desplazamiento de esta mafia gubernamental.

No es tiempo de lamentarnos. Para salir de esa pesadilla, debemos aprender de los errores, ubicarnos en la realidad concreta y disponernos a construir la victoria. Ahora le toca al pueblo, al protagonismo social a los miles de dirigentes que van surgiendo de las luchas. Allí está la fuerza para producir el cambio político. Vivimos tiempos difíciles. Estamos ante la inminencia de estallidos sociales de impredecibles consecuencias. La hambruna y todo el drama social que azota a la mayoría nacional se han tornado insoportables. El descontento toma expresiones cada vez más airadas y vuelve a tomar la protesta de calle. Las acciones espontáneas son recibidas con simpatía por la gente. Incluso son bien vistos aquellos reclamos que se hacen estimulados por factores del oficialismo.

Esta conmemoración 48 aniversario la hacemos en momentos en que denunciamos la saña asesina del Gobierno de Maduro mostrada en la vil masacre cometida en El Junquito contra un grupo de jóvenes rebeldes que habían anunciado su disposición a entregarse y someterse a la fuerza pública. Reivindicamos además la valentía de Óscar Pérez y sus compañeros, y creemos que su sacrificio no será en vano, que la ofrenda de sus vidas, en vez de crear desmoralización en las filas de quienes nos oponemos a este oprobio, se transformará en acicate para acerar la fibra de lucha de nuestro pueblo.

Debemos hacer esfuerzos urgentes por reconstruir una unidad mucho más incluyente y esperanzadora. Una unidad con una clara estrategia para enfrentar y derrotar al régimen en todos los espacios. Una unidad que sepa conjugar las fuerzas partidistas con las fuerzas sociales en sus distintas formas de organización. Una unidad que articule todas las fuerzas del cambio y que tenga la capacidad y la sabiduría para hacer confluir la diversidad de formas de lucha en un mismo torrente hacia el cambio. Una unidad que deseche el sectarismo, la mezquindad y el egoísmo. Una unidad que se aparte de diatribas estériles y fratricidas y supere las ambiciones personalistas y partidistas. En fin, una unidad que pueda dirigir el enorme caudal de descontento hacia la reconstrucción de nuestro país.

Es la hora de una nueva oleada de #RebeliónDemocrática. Hay que levantar un gran movimiento de masas junto con la afirmación de una extendida plataforma de asambleas populares, ciudadanas, obreras, campesinas, estudiantiles, gremiales, para que la acción política sea sostenible y se convierta en un poder de base. En un instrumento eficaz para generar la presión suficiente para el cambio.
Urge en definitiva un nuevo orden en la sociedad venezolana, radicalmente distinto al actual. Quienes militamos en @Bandera_Roja estaremos, como siempre lo hemos hecho, en la calle y junto al pueblo, labrando un camino de unidad y de lucha, que promueva el cambio urgente y la construcción de un nuevo poder político, democrático y popular, que construya la verdadera paz: la paz de la dignidad, el bienestar y la democracia de la gente.

Rebélate o te matarán de hambre
Desechar las ilusiones y prepararse para la lucha
Ahora le toca al pueblo
#AbajoLaDictaduraAsesina
Bandera Roja (resistencia)

Caracas, 20 de enero de 2018

lunes, 1 de enero de 2018

Mensaje al pueblo venezolano

En 2018 confiar en nuestra propia fuerza


Mensaje al pueblo venezolano


Para los que compartimos este territorio y para los coterráneos que se encuentran fuera, nuestro abrazo de fin de año y de bienvenida al que comienza.

Culmina un año que nos deja importantes experiencias y enseñanzas. Avances y retrocesos. Logros y errores. Victorias y reveses. Alegrías y pérdidas lamentables. Unión y desencuentro. Y como síntesis de todo lo negativo, la desesperanza, una gran incertidumbre y el desconcierto. Aprender de los errores para no repetirlos y afianzarnos en lo positivo es lo que corresponde para que la lucha no quede en vano.

Para que los desaciertos e insuficiencias queden al descubierto y ubicados acertadamente en el contexto de la lucha librada, es imprescindible la autocrítica de quienes condujeron estas acciones por el rescate de la democracia. Ése es el camino para recuperar la confianza de un pueblo que hoy se siente decepcionado con un liderazgo y unos partidos que se han limitado a golpes de pecho que en nada educan y que son vistos como una manera de evadir la responsabilidad. Actitud que profundiza la desconfianza y la ruptura en el movimiento opositor, que es una de las debilidades de este momento. Son muchos los errores cometidos. Nos limitaremos a señalar algunos que de cara al futuro inmediato reclaman urgente tratamiento.

Lo erróneo no fue la rebelión democrática de este año que acaba, como dicen algunos, el error estuvo en haberla conducido mal. De hecho, este levantamiento ciudadano avanza mucho más que el de 2014. En aquella oportunidad se logró el desenmascaramiento del régimen como represor y corrupto. En el segundo trimestre de este año logramos que el mundo identificara a este Gobierno claramente como una dictadura, y que desconociera a la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente que trata aún de darle cobertura democrática a un Gobierno al margen de la Constitución y que desconoce a la Asamblea Nacional.

La Asamblea Nacional cumplió un importante papel en estos dos años de ejercicio. Inmersa como estuvo, desde sus inicios, en la lucha por no dejarse despojar de sus facultades constitucionales, terminó generando un conflicto de poderes que hizo parte del enfrentamiento a la estrategia dictatorial que impulsa el Gobierno de Maduro, que comenzó con el arbitrario desafuero de los diputados de Amazonas y que despojó a la oposición de la mayoría calificada de las dos terceras partes, necesaria para ejercer importantes potestades.

Sin embargo, erróneo fue sembrar ilusiones al ofrecer la salida de Maduro en seis meses y todas las iniciativas derivadas de este ofrecimiento o que se realizan en la búsqueda del mismo objetivo, como la declaración de la falta absoluta del Presidente, el cambio de poderes, o la amenaza de la enmienda, la reforma constitucional o el nombramiento de un Gobierno de transición. Todas ellas acciones válidas en la línea de producir un cambio en la conducción política del Estado, pero que ninguna por sí sola tenía la posibilidad real de ejecutarse. Lo impedían las mafias aferradas al poder y toda la fuerza del Estado puesta a su servicio, destacando el apoyo del alto mando militar. Todo ello, encuadrado en la descomposición del aparato de Estado.

En la base de estos errores está el ancestral fetichismo constitucional. Negarse a comprender que el derecho es nada sin una fuerza que lo haga valer, como quedó evidenciado en todas las decisiones de la Asamblea Nacional anuladas por el TSJ en franca violación de la norma constitucional, o en la usurpación de funciones o en la creación de organismos paralelos. Todo ello demuestra que el Poder no se toma por partes, que es un todo, y que estamos obligados a conquistarlo, a construirlo. Por tanto, todos los órganos electivos que sean ganados en un régimen dictatorial son espacios para la lucha por el cambio político, en nada equivalente a zonas liberadas o a puestos de comando invulnerables a la violencia oficial en cualquiera de sus expresiones.

El manejo de la política unitaria está plagado de errores y de inconsecuencias, empezando por la sustitución de la MUD como centro de dirección, por la presidencia de la AN. En la práctica, la MUD reducida a una cúpula de cuatro partidos políticos que a veces eran tres y a ratos solo dos. Esto, a pesar de haberse formalizado una dirección de nueve partidos.

La necesidad de articular todas las fuerzas del cambio exige una ampliación cualitativa de la dirección política y una estructuración que garantice la eficacia en la conducción de un movimiento de por sí complejo. Se hizo todo lo contrario: exacerbación del sectarismo, adelantado lucha por la hegemonía, sobradas muestras de mezquindad y egoísmo que son mala compañía cuando la aspiración nacional es la reunificación de la familia venezolana.

En las elecciones de gobernadores, no cabe duda que las primarias, presumiendo ser un mecanismo democrático, por el contrario contribuyeron a fortalecer la abstención. Lo planteado ante un cuadro político como ése era el entendimiento, el acuerdo, compromisos que permitieran amplio ejercicio de las funciones de Gobierno en los espacios conquistados. Y, desde luego, participación acompañada de la denuncia de las condiciones y del claro señalamiento de que no eran elecciones libres, que se hacían en dictadura y bajo la convocatoria irregular de la fraudulenta constituyente.

La unidad es un problema a resolver en términos inmediatos. Es imprescindible una dirección política que reconquiste la confianza en su capacidad de dirigir, de conducirnos a la victoria del movimiento. Para ello lo primero es generar los acuerdos políticos, los compromisos, que permitan visualizar claramente el triunfo. No más ofertas que no conducen sino a frustraciones, no más cifrar esperanzas en otros sectores que no dependen de nuestras propias fuerzas. Confiar en la fuerza del pueblo y en nuestra política. No es despreciar la solidaridad internacional o no valorar la importancia de los pronunciamientos y decisiones de los organismos multilaterales, o su papel en procesos de negociación, o que no consideremos el rol que pueden jugar los militares en esta lucha por el cambio político. Se trata de no cifrar nuestras esperanzas en ningún otro sector. Bienvenidos todos los aportes. A todos los factores debemos dedicarles atención política. Desarrollar líneas de acción confluyentes es una de las claves en esta lucha. Un espacio donde la dirección operativa del movimiento debe demostrar su capacidad.

La falta de una estrategia general es una falla que arrastra la Unidad. Es más, sin estrategia general, sin un programa político general, sin la definición de una vía para lograr el cambio, sin una línea clara de construcción de los instrumentos para desarrollar la lucha, siempre estaremos expuestos, como lo hemos estado, a que los reveses generen frustraciones y desalientos que se traducen en retrocesos del movimiento. Sin estas definiciones el movimiento no tendrá la capacidad de maniobrar con soltura en el plano de la estrategia y de la táctica. Se manejará con torpeza, como ha sucedido, en la relación entre la vía principal para el cambio y las formas de lucha, como lo hemos visto cuando se planteó participar en elecciones en medio del desarrollo de la rebelión democrática.

Vivimos tiempos difíciles. Estamos ante la inminencia de estallidos sociales de impredecibles consecuencias. La hambruna y todo el drama social que azota a la mayoría nacional se han tornado insoportables. El descontento toma expresiones cada vez más airadas y vuelve a tomar la protesta de calle. Las acciones espontáneas son recibidas con simpatía por la gente. Incluso son bien vistos aquellos reclamos que se hacen estimulados por factores del oficialismo, que hacen parte de la lucha entre las fracciones de esa tendencia, y que muchas de ellas las motiva el incumplimiento de comida y bonos ofrecidos a cambio del voto en el último proceso electoral, o de comida pagada por adelantado que no ha llegado. En medio de estas protestas, el asesinato vil de una joven de 18 años (Alexandra Conopoi) con 5 meses de embarazo, que reclamaba un pernil en la vía de El Junquito este 31 de diciembre, son la despedida que esta dictadura le da al pueblo en 2017.

Para el próximo año, ante el agravamiento de las penurias que azotan a la mayor parte de la población, el incremento de la represión y una oferta de elecciones presidenciales que no satisface las exigencias de garantizar la expresión libre de la voluntad popular, lo que se pronostica es una agudización de la conflictividad. Ante tal perspectiva corresponde al movimiento por el cambio prepararse para la lucha. La victoria depende de nosotros. Solo el pueblo, con su participación decidida, puede garantizar que salgamos de esta difícil situación.

Es hora de concluir internamente la discusión sobre la vía principal para el cambio. El análisis de la realidad nos indica con claridad que la vía es la rebelión democrática, es el levantamiento de todos los sectores que nos resistimos a la destrucción de nuestra patria, a que se mate de hambre a la mayoría nacional. Es la confluencia de todas las luchas reclamando el cambio de Gobierno. Es la combinación de luchas, el desarrollo de múltiples formas de organización y de acción. Es la determinación de un pueblo de convertirse en protagonista de la construcción de su destino. Es decidirse a la construcción de poder de base, afianzado en las asambleas de ciudadanos, formadas en la conciencia y disposición para el impulso del cambio político. Es organizar al movimiento de tal manera que garantice la más amplia participación pero también la capacidad para actuar en todos los espacios de lucha. A todos los niveles. Esa será una fuerza imbatible.

No es hora de lamentos. Es tiempo de acerar la voluntad. Confiamos en nuestro pueblo, en su inteligencia y coraje y estamos seguros de que se elevará hasta la altura que exige este momento histórico. Con optimismo saludamos este año que comienza. No tenemos dudas: la victoria será del pueblo y de las fuerzas democráticas. La tercera rebelión será la del triunfo. Atrás, muy lejos, dejaremos esta pesadilla.



¡Rebélate o te matarán de hambre!

¡Desechar las ilusiones, prepararse para la lucha!

¡Ahora le toca al pueblo. Fuera la dictadura!

Dirección Nacional

Bandera Roja (Resistencia)
31 de diciembre de 2017


¡Saludos Venezuela!


domingo, 31 de diciembre de 2017

2018

Una año de Rebelión.

#RebélateOTeMataránDeHambre

#AbajoLaDictadura

#ChavismoNoEsSocialismo

@Bandera_Roja
.
2018

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles

46 años de BR


Contactanos

Contactanos

BR. 42 años

Chávez el robín Hood al revés

UNIDAD SUPERIOR PARA NO VOLVER AL PASADO

El mejor discurso de todos los tiempos

El manifiesto comunista.1

El planeta en venta

"No hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria y viceversa"